Kurt Wallander y “el buen comer”

Se acerca el fin y, aunque todavía no he terminado, ya lo estoy echando de menos. Descubrí a Kurt Wallander no hará más de un par de años.  A su “padre”, el escritor sueco Henning Mankell, lo conocí  antes, y como me gustó, seguí buscándolo y descubrí a este amigo en una serie de 12 libros (Asesinos sin rostro, Los perros de Riga, La leona blanca, El hombre sonriente, La falsa pista, La quinta mujer, Pisando los talones, Cortafuegos,  La pirámide, Antes de que hiele , El hombre inquieto, Huesos en el jardín).

Kurt Wallander, un amigo enfadado con el mundo, con una sociedad, según él, abocada al desastre, un tipo con exceso de peso, divorciado, desaliñado, bebedor hasta caer redondo y poner en peligro su vida, que busca a  una mujer más allá de una noche de sexo y que no es capaz de entender la sociedad en la que vive, por lo que continuamente en cada uno de sus arranques de genio, o cada vez que algo le supera, anticipa su jubilación. Pero también un hombre honesto, capaz de ver sus limitaciones y las de sus compañeros, que no entiende la maldad del ser humano. Un inspector de policía que no es ajeno al sufrimiento y que parece que a veces, llevara el peso del mundo sobre sus espaldas. Alguien que, al fin y al cabo, sería feliz con una casa, un perro y una mujer que le quisiera y con la que compartir el resto de sus días. Un hombre con un gran sentido de la responsabilidad, un filósofo capaz de hacer un análisis de la sociedad actual, que no deja indiferente al lector.

libros-de-mankell

Lo más interesante de esto es ver los cambios y la evolución que se van dando en Wallander, cómo afecta a su vida absolutamente todo lo que le rodea: afrontar la traición de un amigo, descubrir que tus hijos ya no te necesitan, darte cuenta de que te estás volviendo como tu padre (y que no te disguste), la muerte, el amor, la enfermedad, la amistad, la añoranza, el reconocimiento, el desprecio, la calumnia…. en fin, la vida.

Todavía me quedan dos o tres reencuentros con él hasta el adiós definitivo, que voy dosificando con esperanza e inquietud por saber si conseguirá lo que busca: ramalazos de felicidad.

Por cierto hace unos días leí que Henning Mankell padece un cáncer al que se enfrenta como si fuera una batalla… desde aquí, espero que la ganes.

El inspector Wallander vive solo y come muy mal, de ahí ese exceso de peso. Básicamente se alimenta de hamburguesas, perritos calientes, y comida precocinada (por lo menos hasta el 7º libro), es por ello que la receta de hoy son hamburguesas pero ricas ricas, ricas:

HAMBURGUESAS CASERAS

INGREDIENTES

  • ½ k . de carne de ternera picada
  • ½ k. cde carne de cerdo picada
  • ½  barra de miga de pan empapada en leche
  • 4-6 huevos
  • Mostaza
  • Sal y pimienta
  • ½ cucharadita de nuez moscada
  • Perejil

MODO DE HACERLO

Mezclar las 2 carnes picadas. En la carnicería te lo ponen junto si lo pides.

Añadir la sal, pimienta, nuez moscada y perejil.  Añadir la miga de pan y mezclar muy bien. Ir echando los huevos uno a uno. Dejar reposar un par de horas mínimo,  bien tapado con un film transparente (el film en contacto con la carne), en la nevera. Yo alguna vez la he dejado hasta una noche.

Hacer con una cuchara las bolas, pasar por harina, darle la forma de hamburguesa sobre una tabla y freír.

hamburguesa

Notas:

Se congelan genial, las pones extendidas sobre una bandeja y una vez congeladas las metes en una bolsa.

Se puede quitar la mostaza, añadir queso rallado, poner menos pimienta, mas huevo, añadir cebolla cruda o frita … a gusto del consumidor…

Se acabo ir al McDonalds. Se hace una ensalada potente, unas patatas “de lujo” (cocidas y luego al horno con un poco de aceite, sal y pimienta), un huevo frito encima de la hamburguesa, pan tostado, doble de queso, y ya tenemos un McIrigoyen, McEtxaniz, McMuzas… según en la casa de quien comamos. Y siempre en buena compañía. Por supuesto.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Endulzando a Jasmine

Creo que Woody Allen es un genio. Pero también creo que no todo lo que hace son genialidades, y además echo de menos un punto de alegría, que no de cinismo, en la mayoría de sus películas. Ni todo vale, ni todo se puede justificar, ni por muy bien que nos caigan sus personajes lo que está mal nos debe parecer que está bien.

Blue Jasmine tiene un bonito aire a “Un tranvía llamado deseo”, y eso de entrada me decepcionó un poco.

Me lo pasé muy bien, sobre todo viendo a Cate Blanchett, grande, grande, grandísima. Se come la película… y se lo bebe todo. ¡Si hasta cuando sale fea, está guapa!

Blue-Jasmine

Me lo pasé muy bien, pero salí del cine pensando que le faltaba algo a la película. Jasmine se la va a pegar una y otra vez. No aprende. No reconoce su pasado. Hace que el mundo gire a su medida. Un mundo en el que no cabe nadie a no ser que esté forrado o le pueda sacar algún beneficio, incluido su hijo (para mí la parte más dura de la película). Lo que no le gusta lo transforma o lo niega y así no existe… Creo que la genialidad de Woody Allen es hacer que, a pesar de todo, queramos tomar una o dos copas, por lo menos, con Jasmine.

He buscado algo con cierto glamour, porque ella lo vale, para comer, pero no encontraba nada por debajo del caviar… Al principio no quería poner otro cocktail, pues me parecía que proporcionalmente ya había puesto demasiados… Así que creo que he dado con la receta perfecta y os auguro un éxito sin precedentes. Por supuesto, con alcohol. Y mucho mejor en buena compañía…

GOMINOLAS DE MOJITO

La víspera, poner unas hojas de menta, unos trozos de lima, y una cucharadita de azúcar moreno en un bol. Machacarlos con un mazo y añadir 150 gr de ron. Dejarlo macerar toda la noche en la nevera, y colar antes de usarlo.

  • 1 sobre de 85 gr de gelatina sabor a limón
  • 2 sobres de 10 g de gelatina neutra en polvo
  • 150 g del mojito
  • 50 g de agua
  • 200 gr de azúcar

Unas gotas de aceite para untar los moldes

MODO DE HACERLO

  1. Poner todo en un cazo a fuego suave sin que hierva, y remover durante 10- 15 minutos
  2. Untar con el dedo o un pincel, los moldes de silicona.
  3. Verter la mezcla y dejar reposar, mínimo 12 horas.
  4. Desmoldar y pasarlas por azúcar.
IMG-20140211-WA0002

Bon appétit

NOTAS

Salen unas 40
Los moldes ideales son los de silicona que usamos para hielos o para hacer bombones.
No saben prácticamente a alcohol, porque se evapora, pero tienen su punto.
Conservarlas tapadas y alejadas del calor.

Publicado en Cócteles, Cine, Desayunos y Meriendas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Nunca Jamás y el patio de mi casa

Estas navidades, he visto por enésima vez “Descubriendo Nunca Jamás”. La han ido viendo mis hijos y yo me solía reenganchar con ellos, por lo que hay escenas y diálogos que nos sabemos casi de memoria.

dnj3

Pero hoy la he visto sola. Y claro, no es lo mismo verla sola que con una cuadrilla de 6, 7, 8… apuntadores y los que vayan sumándose. Me he dado cuenta de que es una película de estas que hay que verlas más de una vez, por eso de ir descubriendo no solo Nunca Jamás, sino distintos matices que nos hacen cambiar la percepción de algunos personajes. En mi caso, esta vez ha sido el de la posesiva, controladora, perfectísima y amantísima madre, interpretada de forma genial por Julie Christie.

Casi sin querer me ha venido a la cabeza la canción de Antonio Vega “El sitio de mi recreo”. No solo he redescubierto Nunca Jamás, sino también el sitio de mi recreo. Me he dado cuenta que ambos son el mismo lugar y que ambos existen en nuestros corazones, en nuestros recuerdos y añoranzas, en el olor del verano, de la lluvia recién caída, en el olor de la casa de nuestros abuelos, en las fiestas de cumpleaños, en la comida casera y en las películas compartidas en familia.

Los que no conozcais “El sitio de mi recreo” os dejo aquí el vídeo (este es mi pequeño homenaje a Antonio Vega).

Película para descubrir en Peter Pan a James Barrie y, desde luego, para disfrutar en buena compañía más de una vez.

Y la receta, todo un clásico en mi casa….  y por fin algo salado.

EMPANADA DE BONITO

Masa quebrada (para empanada y empanadillas):

  •  Un vaso de aceite de oliva
  • 100 grs. De mantequilla o margarina
  • Un vaso de agua
  • Una yema de huevo
  • 2 cucharaditas de levadura royal
  • Una cucharadita de sal
  •  Harina, la que admita

Modo de hacerlo:

En una fuente se mezcla el aceite, el agua fría con la sal, la yema y la mantequilla; se bate hasta que esté cremoso. A continuación, se le añade poco a poco la harina con el royal para formar una masa que se pueda extender fácilmente con el rodillo, no debe trabajarse mucho, sólo lo suficiente para unirlo. Se extiende la masa con el rollo y se le dan 3 vueltas, como las de hojaldre, seguidamente se coloca sobre un plato espolvoreado con harina, se cubre con un paño humedecido y se deja reposar en la nevera unas 2 horas.

Relleno:

  • 3 – 4 huevos cocidos
  • 4 – 5 latas pequeñas de bonito
  •  400 gramos de tomate frito
  • Una cebolla.

Modo de hacerlo:

Picar la cebolla y pochar en aceite. Cuando la cebolla esté hecha, añadir el bonito, los huevos y el tomate. Hacerlo unos minutos más y dejar reposar. Debe quedar un relleno consistente. Al enfriar, espesa un poco más.

Montaje:

Dividir la masa en 2 partes, una un poco más grande que la otra. Coger la más grande y estirarla con el rodillo. Forrar el molde dejando que sobresalga un poco la masa. Echar el relleno. Estirar la otra parte de la masa y colocar encima. Ir sellando los bordes. Recortar. Con lo poco que ha sobrado de la masa, yo hago unos recortes y se los coloco encima para que no suba, si no también se puede hacer un pequeño corte en el centro, para que salga el aire y la empanada no se hinche. Se pinta con huevo batido y se mete a horno medio – fuerte, 180º – 200 º, durante un buen rato, 1 hora más o menos.

Lo siento, porque es todo a ojo y a más o menos, en cualquier caso estará buenísima seguro. Que aproveche.

  • El relleno puede variar de mil maneras, a gusto del consumidor; con pimientos, en vez de bonito, carne picada, cebolla , menos huevos y más bonito…
  • Por supuesto, se puede congelar montada y sin cocer.
  • Para excursiones y salidas al monte o a la playa es fantástica. Lo digo por experiencia
  • En invierno caliente y en verano fría, con una ensalada potente es de plato único.

Y siempre en buena compañía.

Publicado en Cine | Etiquetado , , | 1 Comentario

La Rosa Cándida de Islandia – Audor Ava Ólafsdottir

Rosa Cándida es una variedad de rosa sin espinas con 8 pétalos, pero así se titula también el libro de esta entrada. Escrito por una autora de nombre aparentemente impronunciable: Audor Ava Ólafsdottir. Se lo regalamos a una de mis hijas y acabamos leyéndolo varios de nosotros. Fue como un huevo kinder, un libro con sorpresa. En este caso, sorpresas: es una novela, pero también es poesía. Parecía la historia de una huida y, sin embargo, es una historia de continuos encuentros: de la muerte a la vida, del desamor al amor, de la soledad a la alegría de querer y saberte querido.

portada-rosa-candida

El joven Arnljótur tiene 22 años, un hermano gemelo autista, una hija con una mujer de la que no está enamorado, un padre octogenario con el que no sabe comunicarse y a su madre, referente en todo el libro, 16 años más joven que su padre, con la que existía una complicidad absoluta y que minutos antes de antes de fallecer en un accidente, consigue llamarle para darle unos últimos consejos. La madre, gran aficionada a la jardinería en un país, Islandia, con más de 130 volcanes, con constantes terremotos y erupciones en la tierra, consigue elaborar un bonito jardín con plantas, árboles y una extraña variedad de rosa: la Rosa Cándida.

Arnljotur decide irse con unos esquejes de esta variedad a recuperar el jardín de un antiguo monasterio de Centroeuropa. Y empieza la aventura. Con todo esto, la autora consigue engancharnos sutilmente en un libro en el que hasta el más pequeño y aparentemente casual de los encuentros nos avisa de que en realidad nada es casual, y que la vida está tejida a base de pequeñas historias que hacen que nuestra historia sea grande. Absolutamente recomendable para todos, aunque, y no es mi caso, a veces puede resultar un poco lento.

(En la primera página del libro quieren hacer una comida de despedida y están buscando en el recetario de la madre estas natillas de chocolate con nata. )

NATILLAS CON NATA:

INGREDIENTES

  • 400 ml. de leche
  • 1 tableta de chocolate Nestle Postres
  • 2 huevos
  • 30 gr. de Maizena
  • 200ml. de nata para montar
  • 2 cucharadas de azúcar glass
  • Un poquitín de vainilla líquida (opcional)

PREPARACIÓN

Poner 300 ml. de leche a calentar.Trocear el chocolate. Cuando la leche esté caliente, añadir el chocolate troceado y mezclarlo a fuego suave.

Mezclar los huevos, la maizena y el azúcar restante. Cuando el chocolate se haya derretido, añadir la mezcla anterior y sin dejar de revolver, esperar hasta que espese un poco.

Servir en cuencos individuales y esperar a que enfríe un poco para meterlas en la nevera. Montar la nata y repartir en los cuencos o vasos.

Se tarda casi más en leer la receta un par de veces que en hacerla.

Publicado en Literatura | Etiquetado , , | 1 Comentario

El Mayordomo y las galletas de la Casa Blanca

A mí me da envidia, sana si es que la hay, ver cómo la vida de algunas personas ha sido tan rica, tan fructífera y tan bien aprovechada. Quién le iba a decir a un niño que se convertiría en testigo excepcional de unos años que cambiaron a toda una generación.

el-mayordomo

Me quedo con dos cualidades que me parecen extraordinarias: dignidad y valentía. Ambas empiezan a gestarse casi a la par, cuando nuestro protagonista es todavía un niño. Desde luego se desarrollan a lo largo de toda una vida, siendo sin quererlo, ejemplo y orgullo de su mujer, hijos y amigos. No es casualidad que ambas cualidades vayan acompañadas de una gran dosis de humildad. Años duros, algunos terribles, experiencias que te pueden convertir en mejor o en peor persona con tan solo tomar una decisión…

Es divertido descubrir a Lenny Kravitz, Mariah Carey, Jane Fonda, que a mí se me pasó, Robin Williams… Y mención especial Oprah Winfrey. En fin, ¿apostamos cuántos Oscars se lleva esta película?

COOKIES (Galletas con pepitas de chocolate al estilo americano)

INGREDIENTES

  • 100 g mantequilla temperatura ambiente
  • 75 g azúcar blanco
  • 100 g azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita vainilla (o azúcar vainillado)
  • 1 cucharada levadura
  • 150 g chocolate picado
  • 250 g harina
  • Una pizca de sal

PREPARACIÓN

En un bol juntar la mantequilla, los azúcares, el huevo, la sal y la vainilla y trabajar bien el conjunto.

Añadir la levadura y el chocolate, remover, incorporar la harina poco a poco y seguir removiendo hasta que quede totalmente incorporada.

Reservar la masa en un film transparente entre 1 y 2 horas en la nevera.

Precalentar el horno a 180º C, retirar el film de la masa y cortar dando la forma redonda a las galletas.

Colocar las galletas en la bandeja, sobre un papel de horno o plancha de silicona, con cuidado de no juntarlas demasiado y hornear de 10 a 12 minutos.

Dependiendo del tamaño salen unas 22 – 26, y dependiendo de los comensales, durarán un suspiro o un poquitín más.

Publicado en Cine, Desayunos y Meriendas | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

Brindis por Clara Sánchez, “Lo que esconde tu nombre”

Recuerdo a Clara Sánchez porque era la única mujer que aparecía como tertuliana en un programa interesantísimo de José Luis Garci: “Qué grande es el cine”. Al cabo del tiempo me regalaron un libro del que me gustó todo: la encuadernación, el título, totalmente sugerente, y la fotografía de la portada: una foto de una niña con una mirada inquietante y a la que le han arrancado la boca y han escrito la palabra “help”.

lo-que-esconde-tu-nombre

Comienza con una premisa donde todo parece ideal: un pueblecito en Levante, la playa en temporada baja, una mujer embarazada, que se ha tomado un tiempo para aclarar ideas y tomar decisiones, y unos abuelitos encantadores que están viviendo su jubilación dorada. Todo precioso, si no fuera porque nada es lo que parece… “Lo que esconde tu nombre” es un libro un pelín terrorífico y con momentos desasosegantes. En realidad, me recuerdo pensando: “qué mal lo estoy pasando, pero cómo me está gustando”.

Por cierto, estoy deseando leer su último libro, “El cielo ha vuelto”, ganador del premio Planeta de este año. Por lo que, si no os importa, alzo mi copa y brindo por el talento y por esta señora. De verdad que me alegra que haya ganado.

CÓCTEL DE CHAMPÁN

  • 1 botella de Champán o cava
  • 1 litro de zumo de piña
  • 1 vaso de cointreau
  • Mucho hielo.

Se mezcla todo y se bebe con alegría, y siempre en buena compañía.

(Sí, ya sé que es demasiado sencillo, pero es riquísimo).

Publicado en Cócteles, Literatura | Etiquetado , , , | 1 Comentario

84, Charing Cross Road + Plum cake

Me encantó este libro o, sobre todo, ese canto a la amistad entre dos bibliófilos separados por un océano.

Dos personas que no se han visto nunca, dos caracteres marcados por dos continentes. 20 años y una guerra mundial. Una amistad por carta.

Y, desde luego, una historia de libros. Mejor dicho, del amor a los libros.

Él es un librero de Londres y ella, una escritora en ciernes de Nueva York con ansia de libros descatalogados y ediciones especiales. En mi caso, tuve que leer el libro 2 veces. La primera, lo devoré. Es un libro breve y fácil de leer, que te engancha desde la primera página. La segunda vez lo saboreé y disfruté, sabiendo que no me iba a decepcionar, y descubriendo detalles en los que no me había fijado la primera vez.

Y, encima, es una historia real.

Como el título es la dirección de la librería en Londres, lo acompaño con el característico Plum-Cake, uno de tantos de Inglaterra, al que le pasa lo mismo que al libro. Al principio lo devoras y luego lo saboreas poco a poco descubriendo pequeños matices: el sabor de la mantequilla, el toque del brandy, las frutas confitadas… Yo suelo hacer el doble de la cantidad recomendada, y los congelo una vez fríos y bien envueltos en film transparente y papel albal. Es algo que agradecen algunos de mis hijos cuando vienen a casa, ya que así solo tienen que abrir el congelador y llevárselos. Algo que, a su vez, agradecen encarecidamente sus compañeros de piso… En fin, que aproveche.

PLUM CAKE

INGREDIENTES:

  • 250 grs. de frutas confitadas (corteza de naranja,cerezas, pasas de corinto)
  • 1 vasito de ron o brandy
  • 250 grs. de mantequilla blanda a temperatura ambiente.
  • 250 grs.de azúcarr
  • 5 huevos
  • 2 cucharaditas de Royal
  • 1 pellizco de sal
  • 250 grs. de harina
  • Azúcar glas o almendra fileteada para decorar.

MODO DE HACERLO:

Calentar el horno a 180ªC.
Engrasar o forrar 2 moldes medianos y alargados.
Poner la mantequilla en un cuenco y batir hasta que esté cremosa.
Añadir el azúcar y seguir batiendo hasta que adquiera un color muy clarito.
Añadir los huevos de uno en uno.
Añadir el líquido de macerar las frutas.
Añadir la harina con el Royal y la sal.
Y, por último, las frutas escurridas y pasadas por harina.
Repartir la masa en los moldes, no más de las ¾ partes, y hornear unos 45 – 60 minutos.
Sacar del horno y dejar reposar al menos 10 minutos antes de desmoldar.
Enfriar en una rejilla y espolvorear con azúcar glass, antes de servirlo.
Si se le quiere poner la almendra fileteada, hay que echarla por encima antes de meterlo en el horno.

Si sois un poco puristas, un “Earl Tea Grey” va de perlas, y si no, un buen café o hasta un chocolate de los que casi se corta con cuchillo.

Y siempre en buena compañía…

Publicado en Desayunos y Meriendas, Literatura | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Cóctel de emociones con Gravity + Martuña

El sábado pasado fui al cine a ver el último estreno de Cuarón. Sinceramente, fui pensando que iba a ver otra película más de ciencia ficción, género al que no soy muy aficionada desde Galáctica. Pero para mi sorpresa salí conmocionada por una película que me habló de amor (Amor con A mayúscula), de segundas oportunidades, que a veces no solo son buenas sino incluso necesarias, de generosidad, del sentido de la vida y de volver a empezar.

Vamos, que solo le faltó para ser casi perfecta  aquello de basado en hechos reales ( en fin, qué le voy a hacer: soy mujer, soy madre y  ya he sobrepasado los 40, sobre todo, sobrepasado).

La historia es preciosa. Es la historia de cada uno de nosotros, de volver a empezar, de ser conscientes de que hay algo mucho, muchísimo más grande que uno mismo. De que yo lo puedo intentar, pero contigo lo voy a lograr. En fin, probablemente esté basada en hechos reales.

A pesar de ser en el espacio infinito, abierto y eterno, la película es bellísima y paradójicamente claustrofóbica. La volvería a ver sin sonido, recreándome en la fotografía, la luz y la oscuridad de ese agujero inmenso, oscuro e interminable que es el espacio.

Y como todos salimos contentos y la peli lo merecía, nos  fuimos a tomar unos gintonics, porque la película da mucha sed. Pero lo que realmente se merece la protagonista en cuanto dé con el primer bareto es un Martuña bien cargado (una versión de la Caipiriña), cóctel creado por 2 buenas amigas que, en una noche de alegría y compañía, llegaron a la conclusión de que su amistad merecía tener un cóctel con nombre propio.

CÓCTEL MARTUÑA

  • Vaso:  a gusto del consumidor
  • Azúcar moreno .
  • 2 mitades  de lima partidas .
  • Hielo picado
  • Cathaça

Echar en el vaso, mejor ancho, el azúcar de forma generosa , por lo menos una cucharilla, añadir la lima exprimiéndola un poco, llenar el vaso de hielo picado y añadir la cachaça. Beber con pajita,  que ayuda también a mezclar la lima y el azúcar.

Y siempre en buena compañía.

Publicado en Cócteles, Cine | Etiquetado , , | 6 comentarios